6 Pasos para el naming de tu marca

Page Title Shape 1
Page Title Shape 2
Page Title Shape 3
6 Pasos para el naming de tu marca

El naming es la fase mediante la cual se determina el nombre de una marca, ya sea para una empresa, un producto, un servicio o un proyecto en general.

 

Se trata de un proceso creativo donde se elige un nombre que logre cautivar a tus clientes, para que cuando lo vean o escuchen, identifiquen el producto y le atribuyan distintas cualidades que lo distingan del resto de las marcas. El desarrollo debe obedecer una serie de emociones y experiencias que se desean transmitir.

 

En la actualidad, se considera vital elegir el nombre correcto, de manera que se convierte en un factor estratégico para atraer al público objetivo; Así como el diseño de marca se asocia a la identidad visual de tu empresa, el naming representa la autenticidad verbal de ella.

¿Sabías que el naming forma parte de la identidad de tu marca?

Así es, debes procurar que sea un nombre atractivo, fácil de recordar, agradable y que cuente la historia detrás de tu negocio; de esta forma será más fácil posicionarlo en la mente del consumidor.

 

Checa estos 6 pasos para desarrollar el proceso del naming y elegir un nombre que describa tu ventaja competitiva:

1. Identifica las características del producto
Como primera instancia debes tener en claro las características de tu producto, tangibles e intangibles.

Identifica su personalidad, cómo destaca, cuáles son sus características, cuál es su público y sus atributos.

2. Investiga sobre tu sector
Es necesario comprender el entorno en el que competirá la marca, para ello realiza una investigación sobre tu competencia, ¿Cómo se llaman? ¿Cuál es su diferenciador? ¿Cómo responde el público ante ellos?…

Analiza otros sectores, ya que ver distintas referencias aunque no sean de tu industria siempre te ayudará.



3. Determina la promesa de marca
Un ejercicio de reflexión donde te pones a pensar: ¿Qué beneficio único tiene?, ¿Qué ventajas tendrá tu audiencia al adquirir tu marca?, ¿Por qué deberían elegirte y no a la competencia?.. Añade esto para convencer al cliente de al menos probarlo.


4. Define la categoría de tu producto o servicio
Categoriza tu producto o servicio según tu segmentación de mercado y la audiencia. Determina en que industria compite la marca; si se trata de un producto de venta rápida o de un ciclo de venta lento; si es más racional o emocional, etc.

Estas categorías te pueden proporcionar ideas de posibles nombres.

5. Realiza una lista de nombres
Una lluvia de ideas siempre es buena opción, puedes crear una lista categorizando por adjetivo, tipo de nombre, entonación, idioma, etc.

Recuerda en esta etapa no poner filtros, pues todas las ideas son válidas, apóyate de tu equipo de trabajo.


6. Filtra, evalúa y descarta nombres
Es momento de empezar a descartar ideas. Aquellos nombres largos, difíciles de pronunciar, que suenen mal, se relacionen a aspectos negativos, que no se relacionen con el producto y que no cumplan con las características básicas.

Piensa en ¿Cómo representa el nuevo nombre los atributos o promesas de la marca?

Un tip es elegir los cinco mejores y ponerlos en una encuesta con tu grupo de trabajo, si lo recuerdan fácilmente y logran identificar claramente cómo se vincula con el objetivo del producto, el más votado será el ganador.

Recuerda que la marca aparece en todos los esfuerzos que hagas para brindar un mensaje, atraer, convertir y deleitar. Con un nombre inadecuado, muchas de esas estrategias podrían requerir un doble esfuerzo o fracasar. Un buen nombre significa mejores oportunidades de negocio; te conviene invertir tiempo y talento en seleccionar aquel que represente tu marca frente a clientes y competidores.

Previous Post