Una estrategia para cada publicación.

Page Title Shape 1
Page Title Shape 2
Page Title Shape 3

El incremento del uso del internet ha provocado un importante movimiento entre las empresas por mudarse a canales que le permitan un acercamiento con su consumidor. El cliente vive a través de canales que incluyen buscadores, medios sociales, videos y correo electrónico. Muchas veces se comete un error al pensar que la mejor decisión es estar presente en todos ellos para captar a más público. Como empresa, es necesario elegir un canal para dirigirse a su público objetivo y posteriormente ir expandiéndose hacia los que se adapten a la marca. Todos tienen ventajas y desventajas, además de que cada canal requiere una estrategia distinta para poder satisfacer al consumidor que recibe la información.

Enfoquémonos en los medios sociales, no es novedad para nadie saber que Facebook sigue siendo la plataforma que registra mayor actividad entre los consumidores. Por lo que su elección como medio de comunicación para la empresa en cualquier rango de edad es muy bien aceptada, ahora bien, cuando ya se ha elegido la primera red, se ha creado la página oficial ¿cuál es el error más común que se comete? Pensar que esta página se maneja igual que un perfil personal.

¿Cómo es el comportamiento en un Facebook personal? Publicar fotos de nuestros mejores momentos, fiestas con amigos, cenas con la familia, paseos con la mascota, objetos que nos gustan, etcétera, etcétera. ¿Seguimos un orden? No. ¿Tenemos un tiempo específico de publicación? No. Y para un perfil personal es perfectamente aceptado porque el objetivo de publicación es simplemente compartir un momento de su vida. Sin embargo, en el caso de una empresa no es admisible hacer una publicación cada mes, o bien, publicar 10 veces en un día. Se necesita una estrategia para tener un balance entre el tipo de contenido (qué), la cantidad compartida (cuánto) y la frecuencia (cuándo). 

Para desarrollar tu estrategia se debe considerar que el contenido siempre tenga calidad y provoque ser compartido, que tenga la capacidad de conectar con el público y esté lleno de creatividad. Además se debe definir una cantidad, pueden ser 5 contenidos a la semana, 32 bimestrales o 100 semestrales, eso dependerá de la empresa. Hay que tener en cuenta que las publicaciones sean constantes para que el consumidor no te olvide, pero tampoco debe ser abrumado, puedes apoyarte de una agenda o un calendario de preferencia, en la que se hará la distribución del contenido para que sea más manejable. En la mayoría de los casos te puedes basar en una guía establecida respecto a la estrategia, pero conforme vayas conociendo al público objetivo tendrás experiencia que te ayudará a definir las mejores opciones para tu empresa. 

Se ha visto que la generación de contenido va más allá de sólo publicar cosas bonitas cuando se tenga un poco de tiempo libre, conocer la importancia y el arduo trabajo que hay detrás de cada publicación es un apoyo para decidir contactar a un equipo de profesionales como Conektica, donde guiarte por un camino de éxito es uno de nuestros objetivos. 

Anterior
Siguiente